El economista vago / libros de Economía

Just another WordPress.com site

“La Tercera Ola” (“The Third Wave”), de Alvin Toffler (1980)

leave a comment »

Sociología, sociología industrial, cambio social

 

Autor del resumen y comentarios: E.V.Pita, licenciado en Sociología y Derecho

 

Título: “La Tercera Ola”

Titulo original: “The Third Wave”

Fecha: 1980

Autor: Alvin Toffler

 

Editorial: Biblioteca de Divulgación Científica

 

Introdución: La Tercera Ola es uno de los libros más influentes en China, actualmente. Escrito hace 30 años, anticipó la producción de productos personalizados a la cara, algo opuesto a la sociedad de masas y productos standard en cadena y educación homogénea. Anticipó la creación de puestos de trabajo fuera de la oficina. En suma, es la antesala de la actual sociedad de Internet y del concepto de prosumidor (hacer una fotografía digital, retocarla con tu programa de Photosop casero e imprimirla en tu impresora, trabajos que antes ocupaban a tres especialistas; la filosofía de Ikea).

 

ÍNDICE

Un entrechocar de olas

1) Superlucha

 

La segunda ola

2) La arquitectura de la civilización

3) La cuña invisible

4) Infringiendo el código

5) Los técnicos del poder

6) El esquema oculto

7) Un frenesí de naciones

8) El impulso imperial

9) Indusrealidad

10) Coda: el borbotón

 

La tercera ola

 

11) La nueva síntesis

12) Las cumbres dominantes

13) La desmasificacion de los medios de comunicación

14) El entorno inteligente

15) Más allá de la produción en serie

16) El hogar electrónico

17) Familias del futuro

18) La crisis de identidad de la corporación

19) Descifrando las reglas

20) El resugimiento del prosumidor

21) El torbellino mental

22) El fraccionamiento de la nación

23) Gandhi con satélites

24) Coda: la gran confluencia

 

Conclusión

25) La nueva psicoesfera

26) La personalidad del futuro

27) El mausoleo político

28) Democracia del siglo XXI

 

 

  “El mundo no se ha extraviado en la insania, bajo el tumulto y el estrépito de acontecimientos aparentemente desprovistos de sentido, yace una sorprendente pauta, potencialmente llena de esperanza”. Alvin Toffler escribe estas líneas tras las crisis del petróleo de 1973 y 1979, castigadas por una alta inflación y la escalada de terrorismo en Oriente Medio. Y añade: “La Tercera Ola es para los que creen que la historia humana, lejos de concluir, no ha hecho sino empezar”.[Nota del lector: Fukuyama escribió en esa misma década “El fin de la historia”]

 

Esta es la visión de Toffler:  Muchos cambios actuales (quiebra de la familia nuclear, crisis mundial de la energía, incremento del horario flexible y movimientos separatistas) no son indepedientes entre sí. No son fruto del azar. Son fruto de la muerte del industrialismo y el nacimiento de una nueva civilización, totalmente revolucionaria y confía en que sea más sana y democrática.

 

[Notas del lector: ¿muerte del industrialismo? Quizás en Occidente, pero no en China ni en los países emergentes / La nueva civilización de la que habla, si es la de Internet, no parece haber traído más democracia a los que ya la tenían sino una merma de derechos laborales en aras de la competitividad].

 

Describe la agonizante civilización industrial como “tecnosfera”, “sociosfera”, “infosfera” y “energosfera”, que tienen relación con la “biosfera” y “psicosfera”. Además, una civilización hace uso de la “superideología” para explicar la realidad y justificar su existencia.

 

[Nota del lector: la “superideología”de Toffler recuerda conceptos de Marx, la superestructura, y Freud, el superyo]

Las olas de cambio chocan entre sí y eso conlleva luchas por hacerse con el poder y otros conflictos.

 

Parte 1 / Un entrechocar
Capítulo 1. Superlucha
/

Toffler describe las tres olas que cambiaron la historia de la Humanidad y sepultaron culturas o civilizaciones anteriores.

 

-Primera Ola: hace 10.000 años, invención de la agricultura.

Tardó miles de años en desplegarse.

 

-Segunda Ola: Siglo XVIII: revolución industrial.

Tardó 300 años.

 

-Tercera Ola: 1980.

Tardará unas décadas en implantarse.

Los teóricos la denominan Era Espacial, Era de la Información, Era Electrónica o Aldea Global, Era Tecnotrónica (Zbigniew Brezinski), Sociedad Postindustrial (Daniel Bell), Revolución Cientificotecnológica (futuristas soviéticos), Sociedad Superindustrial (Toffler). Pero ningún término es adecuado.

 

Toffler dice que la Tercera Ola trae una nueva vida:

-Fuentes de energía diversificadas y renovables

-Métodos de producción que hacen anticuadas las cadenas de montaje

-Familias no nucleares

-Nueva institución llamada “hogar electrónico”.

-Escuelas y corporaciones radicalmente modificadas.

-Nuevo código de conducta.

-Más allá de la uniformización, la sincronización y la centralización.

-Más allá de la concentración de energía, dinero y poder.

 

[Nota del lector: pues en el 2012, da la impresión de que ha ocurrido justo lo contrario y que la Tercera Ola fue neutralizada y el status quo de La Segunda Ola volvió a su cauce]

 

Efectos de la Tercera Ola al desafiar a la Segunda Ola

-Derribará burocracias

-Reducirá el papel de la nación-Estado

-Dará nacimiento a economías semiautónomas en un mundo postimperialista.

-Exige Gobiernos más sencillos, más eficaces y más democráticos.

-La civilización de la Tercera Ola tiene sus modos de entender el tiempo, el espacio, la lógica y la causalidad.

-Dará origen a la economía del “Prosumidor”.

 

Pensamiento lineal: la gente y las estadísticas dan por sentado que, en el futuro, todo seguirá igual. Para otros, no hay futuro [Nota del lector: y todo terminará en un Gran Bum]. Ambas visiones [Nota del lector: la de Apolítpticos e Integrados, de Umberto Eco] conducen a la paralización de la imaginación y la voluntad, según el autor.

 

Según la “premisa revolucionaria” de Toffler todos los conflictos de los años 70 y 80 del siglo XX [nota del lector: los podemos hacer extensibles hasta el 2012] tiene explicación porque lo que vivimos son los choques entre la agonizante sociedad industrial y la revolucionaria sociedad postindustrial.

 

El primer gran choque entre olas a escala planetaria se produjo en el año 8.000 AC, hace 10.000 años, cuando los agricultores expulsaron a los cazadores-recolectores para ocupar los terrenos cultivables y construir sus aldeas. [Nota del lector: el libro “Armas, gérmenes y acero”, de Jared Diamond explica crudamente este proceso de expansión de los agricultores hacia el sur de África, Sur de Asia, Indonesia y Polinesia, y América]. Esta sociedad dominó el mundo hasta 1650-1750.

 

El segundo choque a gran escala se produjo en el siglo XVII cuando el naciente mundo industrial trató de sustituir a las sociedades feudales agrícolas. La segunda ola aún sigue a día de hoy extendiéndose con la construcción de acerías, fábricas de automóviles, ferrocarriles o procesadoras de alimentos. [Nota del lector: en el 2012, la industralización avanza por los países emergentes como China, Brasil o India, y en un futuro África]. En el tumultuoso siglo XIX, trabajadores y grandes capitalistas, así como las minorías, se hicieron con el poder y los puestos de trabajo que antes ostentaban terratenientes, religiosos y aristócratas, que se resistieron al cambio.

 

El punto de inflexión máximo fue 1955, año en que en Estados Unidos, el número de empleados de servicios superó al de trabajadores industriales y se generalizó el uso del computador, vuelos comerciales o la píldora para el control de la natalidad.

 

[Nota del lector: creo que aquí está la clave del libro: Toffler mira unas estadísticas, se da cuenta de que aumenta el sector terciario o de servicios y dice ¡Eureka, vivimos una revolución! La pregunta que nos debemos hacer es si el sector servicios forma parte de la economía industrial o no, si el turismo, financieros o los informáticos son meras subcategorías de la sociedad industrial, pero no me cabe duda de que forman parte de la sociedad capitalista, que sigue tan vigente como en 1750]

 

La Tercera Ola comenzó tras la Segunda Guerra Mundial “transformando todo cuanto tocaba”, según Toffler. La ola se había extendido en 1980 por Occidente y la Unión Soviética y en esas fechas todas las naciones de alta tecnología experimentan los efectos de colisión de las “anticuadas” economías y políticas de la Segunda Ola con las de Tercera Ola.

 

Por tanto: muchos países están recibiendo simultáneamente el impacto de dos o tres olas de cambio [nota del lector: por ejemplo, los cazadores-recolectores de Amazonia ven invandidas sus selvas por campesinos, mineros con maquinaria industrial e ¿Internet?].

 

Toffler dice: “Cuando una sociedad se ve asaltada por dos o más gigantescas olas de cambio y ninguna de ellas es claramente dominante, la imagen del futuro queda rota”. Así se explica contradicciones como que los progresistas ataquen los derechos de la mujer, la izquierda es partidaria de la centralización o antiecologista, otros son liberales en economía y conservadores en arte. Tras estas tensiones, contradicciones ideológicas hay “un orden oculto” que es el choque de olas y el “entrecruzamiento de corrientes” que se reflejanen actitudes sexualesy moralidad, estilos de vida o voto.

 

Toffler ve tres posiciones en el mundo actual en el mundo rico que crea la tensión política de 1980 y que llama la “superlucha”:

-Personas comprometidas con el mantenimiento del orden agonizante de la Segunda Ola (el mundo industrial) “Se pelean por ver quien ocupa una silla de cubierta en el Titanic que se hunde”, dice. Esta es la civilización que los reaccionarios de hoy de izquierdas o derechas tratan de preservar.

-Empeñadas en la construcción de un mañana diferente. Creen que los problemas de alimentación, energía, ecología, etc…no pueden resolverse en una sociedad industrial.

-Una confusa mezcla de las dos.

 

 

[Nota del lector: la teoría de Toffler explica satisfactoriamente las contradicciones entre izquierda y derecha, que a ojos del votante a veces parecen defender lo mismo, o de por qué se desintegran las familias extensas o nucleares. Pero me pregunto si realmente la revolución informática debe ser considerada una ola a gran escala como la revolución agrícola que arrasó todo a su paso o solo un subtipo de sociedad industrial, una evolución o reorganización de las fábricas hacia otros entornos productivos sin que cambie el sistema político. Creo que, en realidad, el sustrato esencial no varía. Después de todo, los “obreros” de Internet o Google son simplemente los ingenieros y especialistas que todos conocemos de las fábricas y oficinas del mundo industrial. Pero de lo que no me cabe la menor duda es que la sociedad industrial nació gracias a las bases implantadas por el capitalismo y, que yo sepa, Internet no ha hecho desaparecer el espíritu capitalista (bueno, hay que ver si Internet da dinero o no) aunque tras la crisis financiera de 2008- 2012, haya puesto en cuestión sus métodos poco éticos para obtener extraordinarios beneficios mediante el llamado capitalismo de casino. Por eso, creo que Toffler, en su introducción pasa por alto que esta no es una sociedad industrial sino capitalista y que los cambios sociales son una mera evolución del modo de organizar y producir, como lo fue en su día la cadena de montaje. En mi opinión, para hablar de Tercera Ola habría que hablar de una sociedad radicalmente distinta como cuando los cazadores-recolectores vieron por primera vez un poblado con templos sacerdotales y palacios, o los agricultores se toparon por primera vez con un tren o un coche y un político les pidió el voto. Obviamente, en los años 80, la analogía es cuando un obrero empezó a preguntar qué era eso de Internet pero la sociedad de Internet es esencialmente la misma que la industrial pues se basa en Parlamentos, partidos políticos y Facebook y Twitter (una manisfestación de la opinión pública). Se podría alegar que el Gobierno ahora es Mundial o Europeo, pero ello no es un cambio radical si se compara con el nuevo mundo que crearon la agricultura o la industria.]

 

[Nota del lector: al principio creía que la teoría de Toffler explicaba satisfactoriamente el desmoronamiento del Estado Industrial Soviético en 1989 (después de que se escribiese el libro). La URSS no era más que una versión extrema de un sistema de producción industrial cuyo uno capitalista era el Estado que implantaba una economía planificada y centralizada dirigida con un partido único y Parlamento (controlado). Teóricamente, la informática de la Tercera Ola habría permitido sobrevivir a un estado de economía planificada porque sus computadores podrian calcular en menor tiempo los distintos modelos económicos e implementarlos o modificarlos en tiempo real así como distribuir los productos a la población en función de la demanda. Quizás la revolución informática es lo que ha logrado que sobrevivan estados industriales de Estado como China, que ha reproducido una economía capitalista de la Segunda Ola].

 

A continuación, Toffler pasa a explicar qué cambios introdujo la Revolución Industrial.

 

 

Parte 2. La Segunda Ola
Capítulo 2. La arquitectura de la civilización

 

 

(continuará el resumen)

 

 

Libros mencionados:

The Civilizing Process (Norbert Elias): “Una ola de progresiva integración a lo largo de los siglos”.

The significance of the frontier in American History (Frederick Jackson, 1837): olas de pioneros del Oeste: pioneros, granjeros, comerciantes…

Written by evpita

marzo 18, 2012 a 2:04 pm

Publicado en Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: